InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Hormigas Imprimir E-Mail
Familia
Image
Hormigas Ectatomma tuberculatum recogiendo néctar

Formicidae

Identificación
Insectos que viven en grandes agrupaciones o sociedades y que presentan diferentes castas, cada una con apariencia física y funciones distintas. Todas se caracterizan por el fuerte estrechamiento que presentan en el abdomen, llamado el pecíolo, (con la apariencia de la "cintura de avispa" que tienen muchos himenópteros), el cual tiene uno o dos segmentos o nodos notorios. Antenas fuertemente curvadas. La casta más frecuentemente vista es la de las obreras, compuesta por hormigas sin alas y de tamaño menor que las de otras castas. La casta de los soldados suele incluir hormigas de tamaño considerablemente mayor, con robustas cabezas y mandíbulas. Los individuos machos y hembras presentan alas. La reina reproductora suele ser mayor que otras hormigas y carece de alas.

Para el reconocimiento de los distintos grupos de hormigas es clave observar si el pecíolo tiene 1 o 2 segmentos o nodos. Un resumen de las características de algunos de los principales grupos de hormigas es como sigue:

Ponerinae: Sólo un nodo en el pecíolo y una pequeña constricción en el abdomen; aguijón bien desarrollado.

Ecitoninae: Dos nodos en el pecíolo, ojos ausentes o sumamente pequeños, antenas insertadas muy cerca de las mandíbulas. En el campo se desplazan en densas columnas.

Dolichoderinae: Pecíolo con sólo un nodo, aguijón reducido, no tienen acidoporo (orificio o tubito en la parte posterior del abdomen por donde las hormigas formicinas disparan ácido fórmico).

Formicinae: Pecíolo con un sólo nodo, acidoporo presente, aguijón no funcional.

Myrmicinae: Pecíolo con dos nodos, ojos pequeños a medianos, rara vez reducidos o ausentes como en las ecitoninas. Cuando se desplazan en columnas, estas no son tan densas como las de ecitoninas.

Historia Natural
Image
Hormiga arriera (Atta) - Ginebra, Valle

Las hormigas constituyen uno de los grupos de insectos más conspicuos del mundo, en particular en regiones cálidas, donde abundan especialmente. Dada su gran diversidad (más de 11.000 especies descritas en el mundo) y su enorme abundancia en número de individuos, las hormigas son determinantes en la conformación y el funcionamiento de gran número de ecosistemas. Podemos pensar, como humanos, que nosotros somos los seres dominantes en el planeta. Pero bien podemos darnos cuenta que esto podría no ser completamente cierto, si pensamos que las hormigas se encuentran por todas partes, bajo nuestros pies, sobre los árboles, construyendo, cultivando y modificando los lugares en los que habitamos. Se ha calculado que el peso de todas las hormigas del mundo juntas es equiparable al peso de toda la humanidad entera.

El rasgo más distintivo de las hormigas es su compleja organización social. Casi todas las hormigas viven en colonias que incluyen desde unas pocas decenas de individuos hasta miles de ellos. Estas colonias pueden estar situadas bajo tierra, sobre un árbol, encima de casas y construcciones, etc. Las hormigas se encuentran divididas en castas, siendo la más frecuente la de las obreras o trabajadoras (que son hembras estériles). Como su nombre indica, las obreras realizan la mayor parte de las labores del hormiguero, incluyendo la construcción y mantenimiento del hormiguero, la consecución de alimento, cría de los huevos y larvas e incluso la defensa de la colonia. La casta de los soldados, presente en muchas especies, está compuesta por individuos de mayor tamaño, con fuertes cabezas y mandíbulas. Su principal función es la defensa de la colonia contra ataques de intrusos y depredadores. Además de estas castas, está la reina de la colonia, la madre de todas las hormigas del hormiguero. Su principal función es la reproducción, poniendo cientos o miles de huevos para asegurar el crecimiento del hormiguero. Por último están los machos y hembras jóvenes (los únicos que tienen alas en la colonia), listos para salir del hormiguero y fundar nuevas colonias.

Para su comunicación, las hormigas emplean señales olfativas y tactiles. La mayor parte de las hormigas pueden morder para defenderse y también hay algunas que emplean su aguijón para picar.

El estilo de vida de las hormigas varía según las especies. Hay unas que son agresivas y ágiles depredadoras de invertebrados e incluso de algunos vertebrados. Otras son diminutas y tímidas consumidoras de desechos. Hay hormigas dedicadas a la agricultura, que plantan hongos para comer (las arrieras de la subfamilia Myrmicinae, tribu Attini.) Otras practican una especie de "ganadería", cuidando pulgones y chinches, que producen líquidos azucarados muy apetecidos por las hormigas. Las hormigas legionarias (Ecitoninae) forman impresionantes columnas de millones de individuos, que devoran todos los animales que se cruzan en su camino y no pueden escapar. Hay hormigas que asaltan hormigueros de otras especies, llevándose larvas y huevos, que crían para que les sirvan de esclavos. En fin, una infinidad de hábitos, que las coloca entre los insectos más interesantes de estudiar.

El ciclo de vida de muchas colonias empieza cuando las jóvenes hormigas con alas (hembras y machos) salen a volar en ciertas épocas del año. Estos individuos se encuentran con enjambres de machos y hembras de otras colonias, se aparean y, de ahí en adelante, la joven reina es la encargada de construir una nueva colonia. Después del apareamiento, el macho ya no cumple ninguna función y termina por morir o ser devorado por algún animal. La reina usualmente pierde las alas, busca o construye un sitio para el hormiguero inicial y empieza a poner algunos huevos. La reina tiene que salir a buscar alimento para las larvas, que dependen exclusivamente de ella. Cuando surgen las primeras obreras adultas, estas empiezan a hacerse cargo de la colonia, con lo que la reina puede dedicarse a poner más huevos. Las colonias van agrandándose con el tiempo y pueden durar muchos años.

Hay colonias de hormigas que se reproducen por división o por la salida de reinas acompañadas de obreras, que en conjunto forman una nueva colonia. Aunque gran número de colonias son fundadas por y albergan una sola reina, hay otras muchas que son fundadas por varias reinas. En ocasiones, las obreras terminan matando a todas las reinas, dejando sólo una. En otras especies, la colonia se mantiene con todas las reinas fundadoras.

Muchas hormigas constituyen plagas en cultivos u hogares, debido a los daños que causan alimentándose y a la molestia de su presencia. Entre las especies de mayor importancia económica se cuentan las arrieras, capaces de defoliar árboles enteros. Aparte de las hormigas plagas, hay especies de importancia para el ser humano, pues son apreciadas como alimento. La más famosa en Colombia es la hormiga culona, que se consume frita; su sabor es algo parecido al del maní.

Distribución
Presentes en todos los continentes, a excepción de la Antartida.

Sitios donde se ven
En casi todas partes, sobre todo en climas calientes y templados: por ejemplo Villeta, Río Claro, Amazonas, Providencia, Costa Rica.

Datos para la observación
Las hormigas, con su estilo de vida que recuerda en muchos rasgos al de una sociedad humana, dan pie para realizar observaciones fascinates. Un hormiguero puede ser visto como una gran ciudad y es fácil permanecer un buen rato observando las idas y venidas de su sinfín de habitantes. Se puede observar qué es lo que hace un determinado individuo. Qué tareas cumplen ejemplares de distintas castas. Qué caminos siguen. Ante qué estímulos reaccionan y de qué manera (p. ej. moviendo una pajita delante de ellas;) ¿Perciben nuestra presencia? Todo esto y mucho más nos dará interesante material para investigar y reflexionar sobre las hormigas y sobre la vida.

Bibliografía adicional
Fernández, F. (ed.) 2003. Introducción a las hormigas de la región Neotropical. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá, Colombia.

Hoelldobler, B. & Wilson, E.O. 1990. The ants. Belknap Press. Cambridge, Massachusetts (USA).
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América