InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Mariposas y polillas Imprimir E-Mail
Orden
Image
Mariposa Dryas iulia (Heliconiinae)

Lepidoptera

Identificación
Insectos caracterizados por sus alas cubiertas de escamas (visibles como un fino polvo que se queda pegado a los dedos cuando uno las toca). Gran parte de estos insectos carece de mandíbulas y, en su lugar, tiene la boca modificada en forma de un aparato succionador o "pitillo" enrrollable; otras especies (de corta vida) tienen el aparato bucal reducido o incluso ausente. Las mariposas suelen presentar colores vistosos y ser de actividad diurna, mientras que las polillas, de colores sobrios, salen de noche; sin embargo, hay varias excepciones a esta regla. Una característica fácil de ver para distinguir entre mariposas y polillas, son las antenas: las de las mariposas terminan en una punta engrosada (como la cabeza de un fósforo), mientras que las de las polillas tienen la forma de hilos sencillos o son muy plumosas (especialmente las de los machos).

Las larvas de las mariposas y polillas, conocidas como orugas, tienen forma de gusano y poseen tres pares de pequeñas patas en la parte delantera del cuerpo (las auténticas 6 patas de insecto), y una serie de falsas patas en la parte posterior del cuerpo, que de alguna forma recuerdan chupas o ventosas. El cuerpo de muchas orugas está cubierto de vistosos pelos, a menudo urticantes. Cuando las orugas han completado su desarrollo, se transforman en crisálidas. Estas tienen forma de una cápsula, a veces envuelta en seda.

Historia Natural
Image
Mariposa Satyrinae - San Francisco, Cundinamarca

Las mariposas y polillas son el segundo mayor grupo de animales del mundo, después de los escarabajos. Se estima que en el mundo hay unas 255.000 especies de estos insectos.

Uno de los rasgos más característicos de las mariposas y polillas es su proceso de desarrollo, que incluye una metamorfosis completa. El ciclo de vida de estos insectos empieza cuando una hembra coloca huevos sobre la planta de la que se van a alimentar las orugas o sobre algún otro sustrato apropiado. Del huevo nace una pequeña larva, que empieza su vida comiéndose el cascarón del huevo y luego prosigue alimentándose de su planta nutricia (en algunos casos especiales, la oruga tiene otras dietas.) La oruga va creciendo y, en la mayor parte de las especies, muda cuatro o cinco veces de piel hasta alcanzar su máximo tamaño. Luego, en un momento dado, se queda inmóvil un tiempo, muda una última vez de piel y se convierte en crisálida; para convertirse en crisálida la oruga de algunas especies se deja caer al suelo, la de otras se cuelga de algún objeto. Luego de un período que oscila entre algunos días y varios meses, surge un insecto adulto, rasgando la piel de la crisálida. La nueva mariposa o polilla permanece colgada un rato de la crisálida, mientras sus alas se extienden y se secan. Luego sale a volar e inicia su vida aérea, buscando una pareja; después, el ciclo se repite de nuevo.

Debido a los hábitos herbívoros de la mayor parte de las orugas de mariposas y polillas, los lepidópteros pueden considerarse, sin exagerar, como uno de los mayores consumidores de plantas del mundo. Cualquier paseo por un parque o por el campo revela las huellas de su actividad, marcadas sobre todo por agujeros abiertos en las hojas de árboles, arbustos y hierbas. Casi cada especie de oruga se alimenta sólo de una especie de planta o de unas pocas especies, que usualmente están relacionadas entre sí. Así, por ejemplo, gran parte de las comunes mariposas amarillas de la familia Pieridae, se alimentan, según las especies, o de Leguminosas o de plantas de la familia de las coles (Brasicáceas.) Las hermosas Morpho azules se alimentan sobre todo de plantas de la familia de las Leguminosas. Y los heliconinos sólo consumen especies de la familia de las curubas y granadillas (Pasifloráceas.)

Muchas mariposas y polillas adultas se alimentan de néctar y son importantes polinizadores de algunas plantas. Otras (sobre todo polillas) no se alimentan en absoluto durante su etapa adulta y sólo viven unos pocos días, apenas lo suficiente para encontrar pareja y reproducirse. Se ha encontrado que los lepidópteros más longevos (que se alimentan de sustancias nutritivas) pueden vivir más de 6 meses.

A pesar de su apariencia delicada, las mariposas y polillas presentan mecanismos de defensa muy sofisticados para defenderse de sus depredadores (aves, murciélagos, arañas, otros insectos, etc.) Muchas especies tienen coloración de camuflaje, que las protege cuando están posadas. Entre las mariposas, hay muchas que son venenosas o de mal sabor y que advierten de su peligrosidad con un vistoso patrón de coloración en sus alas. Y aquí aparece uno de los fenómenos más asombrosos de la naturaleza: el mimetismo. Varias especies venenosas pueden compartir o imitar un mismo diseño, que, de este modo, se vuelve muy conocido entre los potenciales depredadores. Hay otros mimetismos, como el de mariposas que son inofensivas y comestibles y que imitan el diseño de mariposas venenosas para protegerse. Algunas polillas, que son muy perseguidas por los murciélagos, poseen oídos u órganos receptores que detectan las ondas que emiten estos mamíferos voladores: cuando sienten que un murciélago se acerca demasiado, se dejan caer instantáneamente al suelo, para evitar ser capturadas.

Distribución
En todo el mundo, salvo en las regiones polares.

Sitios donde se ven
En todas partes, desde sitios urbanos como Bogotá hasta muy silvestres como el Amazonas. Desde climas calientes como el valle del Magdalena hasta otros tan fríos como las partes altas del Parque Nacional Natural Los Nevados.

Datos para la observación
Las mariposas constituyen un grupo de insectos muy bonito y vistoso, ideal para introducir a los estudiantes el mundo de los insectos. En días soleados se puede realizar una caminata para observar mariposas. La enorme diversidad de polillas puede ser enseñada durante la noche, junto a una luz que atraiga un gran número de estos animales.

Una actividad muy interesante que puede realizarse con Lepidópteros es la cría de estos; se puede realizar con los estudiantes una búsqueda cuidadosa de orugas, las cuales son recogidas junto con su planta nutricia y criadas en frascos. Es importante asegurarse de que las orugas dispongan siempre de alimento fresco y de limpiar diariamente el recipiente donde estas se encuentran, para asegurar el éxito de la cría.

Bibliografía
Valencia-Martínez, C.A., Gil-Palacio, Z.N. & Constantino, L.M. 2005. Mariposas diurnas de la zona central cafetera colombiana. Guía de campo. Cenicafé. Chinchiná, Colombia.

Vélez, J. & Salazar, J. 1991. Mariposas de Colombia. Villegas Editores. Bogotá, Colombia.
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América