InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Hormigas arrieras Imprimir E-Mail

¿Sabías que hay hormigas que practican la agricultura desde hace mucho más tiempo que los seres humanos?

Image

Es posible que muchos de nosotros hayamos visto en alguna ocasión una fila de hormigas, donde cada uno de estos insectos estaba cargando un pedazo de hoja. Estas son las hormigas arrieras (géneros Atta y Acromyrmex), también conocidas como hormigas cortadoras de hojas. Estos insectos son temidos por los agricultores, pues son capaces de dejar sin hojas árboles enteros. Sin embargo, desde otros puntos de vista también son muy útiles y su vida revela aspectos sorprendentes.

La cortadora de hojas
Las hormigas arrieras viven en grandes colonias bajo tierra. Cada colonia tiene una reina fundadora, que es la única que se reproduce. Además tiene obreras de distintos tamaños, grandes soldados encargados de la defensa de la colonia y ejemplares machos y hembras, que esperan el momento apropiado para salir del hormiguero y crear una nueva colonia. Es poco lo que podemos apreciar de la vida subterránea de las hormigas. Casi siempre que vemos hormigas arrieras, es cuando salen en largas filas, se suben sobre los árboles y otras plantas y empiezan a cortar hojas con sus mandíbulas, agarrando luego los trozos para llevárselos a cuestas hasta el hormiguero. ¿Nos hemos preguntado alguna vez qué hacen con las hojas? ¿Se las comen? ¿Construyen con ellas? ¡Nada de esto!

Hongos para comer
Bajo tierra se encuentra el secreto de las hormigas. Mucho antes que el ser humano “inventara” la agricultura, las hormigas ya la practicaban. Las hojas cortadas son masticadas por las hormigas y la pulpa resultante es extendida en una cámara subterránea donde las diminutas hormigas agricultoras la abonan con sus excrementos y le siembran esporas de un hongo de la familia Lepiotaceae. Cuidado por las hormigas, el hongo crece con rapidez y es cosechado para servir de alimento a la colonia. ¡Por esto es que las hormigas arrieras han trabajado tan duramente cortando hojas frescas!

Nuevas colonias
En algunos anocheceres especiales, luego de un aguacero y cuando las condiciones parecen favorables para las hormigas, sucede algo misterioso. Como si se hubieran puesto de acuerdo, todas las colonias de hormigas de una región “abren sus puertas” y dejan salir volando enjambres de machos y hembras alados. Éstos se dispersan en la oscuridad, buscándose unos a otros y apareándose. Después de aparearse, las hormigas pierden sus alas y la hembra sigue sola su camino. Busca un sitio con suelo blando y húmedo, donde pueda excavar y abre un incipiente hormiguero. Luego inicia un cultivo de hongos, empezando con un trocito que llevó todo el tiempo dentro de su boca y que ahora siembra sobre sus propios excrementos. Luego ella misma tiene que salir a cortar hojas para aumentar el cultivo y pone huevos para criar a sus primeros hijos. Cuando estos crecen, son ellos los que empiezan a cortar hojas, cuidan el jardín de hongos y continúan agrandando el hormiguero.

La hormiga útil
Aunque las hormigas arrieras pueden hacer un daño muy evidente cuando dejan sin hojas las plantas de un cultivo, también producen muchos beneficios, que no son tan obvios a primera vista. Al excavar sus grandes colonias, las hormigas mueven grandes cantidades de tierra y abren muchas entradas. Esto contribuye a airear los suelos y a darles una textura suelta. Toda la pulpa de hojas sobre la que cultivan sus hongos termina por descomponerse y las hormigas la sacan del hormiguero y la acumulan en grandes montículos o “basureros”. El humus resultante es un gran abono y aumenta mucho la fertilidad del terreno sobre el que las hormigas lo depositan. Las plantas que crecen en este lugar pueden ahora producir abundantes hojas bien nutridas. De este modo, las hormigas devuelven a las plantas lo que tomaron de ellas. Y una cosa más: las conocidas hormigas culonas, que son un plato favorito de muchos colombianos, sobre todo en Santander, no son otra cosa que los ejemplares hembras de las hormigas arrieras.

 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América