InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Oso de anteojos Imprimir E-Mail
Nombre científico
Tremarctos ornatus

Identificación
Image

Un típico oso, grande, con cuerpo robusto, patas provistas de fuertes garras, cola corta y poco visible, cabeza redondeada y orejas pequeñas y redondas. El pelaje es predominantemente negro, con marcas blancas o amarillentas en el pecho y alrededor de los ojos; estas últimas tienen la forma de unos anteojos: de aquí el nombre común que se da a la especie. Un oso adulto puede alcanzar un peso cercano a los 200 kg.

Historia natural
Este oso vive en bosques nublados, matorrales y páramos andinos. Aunque suele preferir las partes altas de las montañas, ocasionalmente desciende hasta el piedemonte, en regiones con selvas lluviosas tropicales.

Se ha dicho que este es uno de los más vegetarianos entre todos los osos. Pues la mayor parte de su dieta está compuesta de hojas, tallos, frutos y bulbos de plantas. Esto lo complementa con algunas presas pequeñas, como roedores. Ocasionalmente, un oso puede matar animales de mayor tamaño, como dantas, venados y vacas. En regiones donde su hábitat ha sido invadido, algún oso puede acostumbrarse a atacar al ganado doméstico, pero esto debe verse más como una excepción que como una regla. Entre los bocados favoritos del oso de anteojos, se cuentan los corazones de bromeliáceas (quiches y cardones), brotes de palmas y tallos jóvenes de chusques o bambúes de montaña.

El oso de anteojos es muy buen trepador y emplea esta habilidad para conseguir su alimento en los árboles. También se sabe que construye plataformas de ramas sobre los árboles, que utiliza para descansar.

En general, estos osos son animales solitarios. Sólo durante la temporada de reproducción, una pareja se une brevemente. La osa da a luz a sus crías (1-3) en una cueva u otro refugio protegido. Los oseznos acompañan a su madre hasta que son grandes y aprenden a valerse por sí mismos.

El oso de anteojos es uno de los pocos grandes mamíferos suramericanos que han logrado sobrevivir hasta el día de hoy. Hasta fines del Pleistoceno (hace unos 10.000 años), compartió su hábitat de montaña no sólo con los seres humanos, sino también con especies ya extinguidas, como los mastodontes (Cuvieronius hyodon, Stegomastodon waringi) y caballos salvajes (Equus spp.) y con otras que se han vuelto escasas, como pumas, jaguares y dantas de páramo. En aquel tiempo, el oso de anteojos tenía incluso un pariente norteamericano, el Tremarctos floridanus y no era el único oso de Suramérica, pues aquí también vivían los grandes Arctotherium (por ejemplo, Arctotherium bonariensis, de las pampas argentinas.)

La creciente ocupación y transformación de su hábitat por parte de los seres humanos y la cacería a la que es sometido, hacen pensar que el oso de anteojos, uno de los últimos sobrevivientes de toda una serie de grandes mamíferos propios de las eras glaciales, podría también desaparecer en un futuro cercano.

Distribución
Cordillera de los Andes, desde Venezuela hasta el noroccidente de Argentina

Sitios donde se ve
Parque Nacional Natural Chingaza, Parque Los Nevados, Cordillera Blanca del Perú

Datos para la observación
Casi todas las especies de animales presentan diferencias entre individuos, pero estas no suelen ser tan notorias para nosotros los seres humanos. Gracias a las características marcas que tienen en la cara, los diferentes individuos de osos de anteojos pueden ser distinguidos con mayor facilidad que otras especies de animales. Se puede mostrar esto consiguiendo una serie de fotografias donde se vean distintos osos de anteojos: ¿Qué diferencias se observan? ¿Tienen todos anteojos? ¿Las manchas claras son de la misma tonalidad en todos los osos? ¿Qué otras diferencias físicas, aparte del color, se observan entre individuos?
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América