InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Corocora Imprimir E-Mail
Nombre científico
Eudocimus ruber

Identificación
Image
Fotografía - R. Bartz - 2008

Los ejemplares adultos son unas de las aves acuáticas más vistosas de Colombia, con su plumaje de un vivo rojo escarlata, con las puntas de las alas negras. Los jóvenes son mucho menos atractivos, de color café, con la cabeza y el cuello más claros y el vientre blanco. El pico largo y curvo y las patas largas de ave zancuda revelan que esta ave pertenece a la familia de los ibis.

Historia natural
La corocora es un ave gregaria y usualmente se la observa en grupos de varias decenas o incluso centenares de individuos. Además, suele estar en compañía de otras especies de aves acuáticas, como garzas y otros ibis. Vive en las cercanías de ambientes acuáticos, como lagunas, esteros, ciénagas y manglares, donde se alimenta vadeando en aguas poco profundas, capturando crustáceos, insectos, caracoles y otros pequeños animales acuáticos.

Las corocoras duermen y anidan sobre árboles en compañía de otras aves acuáticas, en lugares que a menudo se encuentran alejados de las zonas de alimentación. Al igual que a otras aves acuáticas, se las suele observar en las mañanas y en las tardes volando desde y hacia los sitios de dormida, respectivamente. Estos lugares de dormida, llenos de miles de aves zancudas de diferentes especies, son un gran espectáculo y son conocidos como “garceros”.

Las corocoras también construyen sus nidos en algunos garceros, siendo estos plataformas de palitos situadas en lo alto de los árboles. En ellos, las hembras ponen entre 3 y 5 huevos. Las tareas de incubación y crianza de los polluelos son realizadas por ambos padres.

Distribución
Anida en el extremo norte de Suramérica y el este de Brasil. Ejemplares migratorios llegan hasta Ecuador, las Antillas e incluso el sur de los Estados Unidos.

Sitios donde se ve
Llanos Orientales

Datos para la observación
Cuando se esté en un área de llanuras, esteros y ciénagas, se puede averiguar con la gente local si hay un garcero cerca y su localización. Como se mencionó antes, los garceros son uno de los grandes espectáculos de la naturaleza. En las tardes, uno puede sentarse a observar cómo llegan miles de aves acuáticas, incluyendo corocoras, a dormir. Se puede apreciar las formaciones en vuelo de las aves, cómo interactúan entre sí, los graznidos que emiten y el sonido del ramaje cuando se mueven. Es muy importante no molestar ni asustar a las aves y normalmente no habrá que acercarse a menos de 50 metros del lugar. Si las aves vuelan asustadas, hay que retroceder, para que puedan estar tranquilas.
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América