InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Inicio arrow COLOMBIA NATURAL arrow Biodiversidad arrow Flora arrow Notas de Naturaleza arrow Las Moráceas - Los árboles generosos
Las Moráceas - Los árboles generosos Imprimir E-Mail
Las Moráceas, familia botánica a la que pertenecen las brevas, los higuerones y abrazapalos, son uno de los grupos más diversos de árboles en los bosques húmedos tropicales del Nuevo Mundo. La familia es especialmente común en lugares con suelos fértiles y uno de sus rasgos más destacados es la abundancia con la que fructifican muchos de sus integrantes. Gracias a esto, proporcionan una fuente de alimentación esencial para los animales de la selva.

Estípulas y látex
Image
Estípula puntiaguda en el extremo de la rama

Dos rasgos suelen estar presentes en la mayor parte de las Moráceas y, con práctica, permiten reconocerlas con facilidad. Uno de ellos es que el brote al final de cada ramita suele tener una forma cónica, ya que está cubierto con una pequeña hoja enrollada conocida como estípula. La estípula suele caerse muy pronto, dejando una cicatriz; las ramas de las Moráceas suelen estar marcadas por estas cicatrices, que forman anillos, completos o incompletos, en torno a sus circunferencias. El segundo rasgo distintivo de las Moráceas es la presencia de látex (una especie de savia abundante, lechosa), que puede ser de color blanco, crema, café con leche o amarillo, dependiendo de la especie; para ver la emanación de látex, se puede arrancar con cuidado una hoja de la planta. La combinación de estos dos rasgos (ramitas con estípulas o cicatrices y látex) normalmente permite reconocer a un árbol como una Morácea.

Árboles que estrangulan
El mayor grupo de Moráceas está constituido por el enorme género Ficus, con alrededor de 800 especies, conocidas como abrazapalos, matapalos e higuerones. La breva cultivada (Ficus carica), también pertenece a este grupo de árboles. Muchas especies de Ficus son notables por su extraña forma de crecimiento ya que nacen encima de otros árboles. Las plántulas viven primero como epífitas, alimentándose de la materia orgánica acumulada en alguna oquedad del tronco o las ramas de su árbol anfitrión. Luego, al ir creciendo, van lanzando sus raíces hacia abajo, abrazando y envolviendo poco a poco al árbol que los sostiene. Las raíces terminan por llegar al suelo y se entierran en él. Finalmente, al cubrirlo con su follaje y apretar su tronco con sus raíces, el abrazapalo termina por asfixiar a su árbol anfitrión, el cual muere y se descompone con el tiempo. En lugar del árbol original, se levanta ahora en la selva un abrazapalo gigante, cuyas raíces aéreas han engrosado, se han juntado y se han convertido en un gran tronco que lo sostiene en su nueva vida como árbol independiente.

Frutos durante todo el año
Image
Látex de una Morácea (Ficus)

Muchas Moráceas son notables por contarse entre los árboles más productivos de la selva. Por ejemplo las especies de Brosimum (el sande y sus parientes) producen grandes cosechas de frutos que alimentan a una gran variedad de mamíferos y aves; se ha visto que una familia de monos aulladores puede vivir casi enteramente y durante algunas semanas de lo que produce uno de estos árboles. Entre las Moráceas más famosas por su productividad están los abrazapalos o matapalos (Ficus) mencionados atrás. Varios estudios han mostrado cómo en la selva se encuentran abrazapalos con frutos a lo largo de todo el año, mientras que casi todos los otros árboles sólo producen frutos en ciertos meses. Esto significa que, fuera de los meses de fructificación generalizada en la selva, los abrazapalos constituyen una fuente indispensable de alimento que permite la supervivencia de monos, murciélagos, loros, tucanes y muchos otros animales comedores de frutos.

El árbol de la leche
Las Moráceas no sólo producen alimento en forma de frutos. Entre los árboles más curiosos del trópico americano están las especies del género Brosimum, en particular Brosimum utile, conocido como sande, vaco, palo vaco o palo de vaca. Las heridas hechas en el tronco del árbol emanan abundante látex de color blanco, que desde hace siglos es recogido y tomado como una especie de leche de la selva, dulce y nutritiva.
 
 
 
 
 
 
 
 
Image
Raíces estranguladoras de un Ficus
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Image
Raíces de higuerón (Ficus)
 
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América