InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Cóndor de los Andes Imprimir E-Mail
Nombre científico
Vultur gryphus

Identificación
Image
Fotografía - T. Voekler - 2008

Una de las mayores aves voladoras que hay actualmente en el mundo. Técnicamente, es algo así como un chulo o gallinazo gigante, negro, con una superficie blanca muy contrastante en la parte superior de las alas y con un collar también blanco. Los machos tienen una cresta en la cabeza y un pedazo de piel suelta en la garganta.

Historia natural
Los cóndores son unos sobrevivientes de la antigua era glacial. En aquellos fríos tiempos, varios parientes más (algunos mucho mayores que los actuales cóndores) volaron sobre Norteamérica, viviendo a base de la abundante carroña que estaba disponible en donde habitaban grandes manadas de bisontes, camélidos, caballos, antílopes americanos y enormes animales como los mamuts y perezosos gigantes. Cuando la mayoría de estos animales desaparecieron, también se extinguieron la mayoría de los gigantes voladores. El único sobreviviente en Norteamérica fue el cóndor de California (Gymnogyps californianus).

En Suramérica los cóndores también prosperaron durante la pasada era glacial. En aquella época, el área de distribución del cóndor de los Andes era máxima, pues las regiones frías que esta ave prefiere cubrían entonces un área más amplia del continente de lo que lo hacen hoy. También aquí se encontraban manadas de animales salvajes y había animales muy grandes, como los mastodontes y perezosos gigantes, que al morir proveían de mucha comida a las aves carroñeras. Cuando todos estos animales desaparecieron, los cóndores tuvieron que restringir su dieta a cadáveres más pequeños. Una cosa que facilitó su supervivencia en poblaciones relativamente grandes fue la rica vida marina de la costa Pacífica de Perú y Chile, donde los cóndores podían comer cadáveres de leones marinos, huevos de aves y otros restos.

El cóndor es famoso como símbolo de las alturas y es bien conocido por su capacidad de vuelo sostenido, aprovechando las corrientes termales, a veces sin dar un solo aleteo durante más de una hora. Su visión es igualmente admirable. Puede detectar su alimento a muchos kilómetros de distancia y esta capacidad se ve aumentada porque el cóndor también observa a otros cóndores que están en la lejanía: si ve que se congregan, se dirige hacia el lugar, pues sabe que ahí debe de haber comida.

Es posible que al norte del Perú, los cóndores nunca hayan sido tan abundantes como en el sur. Pero, con todo, es la cacería a la que se ha sometido a estas aves y a los animales que constituyen su alimento, lo que casi los ha hecho desaparecer en Colombia y Venezuela. En ambos países se adelantan actualmente campañas de reintroducción y conservación, con el fin de mantener a esta emblemática especie en las cordilleras.

Los cóndores anidan en repisas de acantilados, donde ponen un solo huevo blanco. Los polluelos son cuidados por ambos padres y crecen muy lentamente. Tardan 6 meses desde el nacimiento hasta hacer el primer vuelo y varios años hasta alcanzar la madurez y poder reproducirse.

Distribución
Image
Fotografía - Colegota - 2006

Andes desde Venezuela hasta Tierra del Fuego.

Sitios dende se ve
La mayor población de cóndores en Colombia se encuentra en la Sierra Nevada de Santa Marta. Pequeñas poblaciones accesibles viven en los Parques Nacionales Naturales Chingaza y Los Nevados.

Datos para la observación
Igual que con los chulos, al ver un cóndor se puede repetir la observación clásica de ver cuánto tiempo pueden pasar estas aves planeando sin dar un aleteo.
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América