InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Danta de páramo Imprimir E-Mail

Nombre científico
Tapirus pinchaque

Identificación

Image
Fotografía - F. Game - 2008

Un gran animal andino, de aproximadamente 1.8 metros de longitud y 200 kg de peso. El cuerpo es robusto, la cara termina en una trompa corta y flexible y la cola es corta y poco evidente. El pelaje es oscuro, de color negro, con un reborde blanco alrededor de los labios. Los juveniles, igual que los de otras especies de dantas, tienen el pelaje de color café rojizo marcado con líneas blancas.

Historia natural
La danta de páramo habita en los bosques andinos y en los páramos. Para desplazarse por su denso hábitat, abre senderos entre la maraña de vegetación y los mantiene podados, para que siempre estén despejados, listos para ayudarla a una rápida huida en caso de peligro. Éste es un animal solitario y vegetariano, que se alimenta de hojas, tallos, frutos y semillas de diversas especies de plantas La danta de páramo también visita lugares ricos en minerales (“salados”), donde lame o ingiere elementos que complementan su dieta.

Sólo durante la temporada de reproducción se juntan brevemente las parejas de dantas. Luego de un período de gestación de unos 393 días, la hembra da a luz una única cría, que permanece con su madre durante todo un año.

Al igual que otras dantas, esta especie parece mostrar una gran atracción por el agua. En casos extremos de peligro, la danta de páramo también recurre a este elemento, pudiendo permanecer sumergida durante varios minutos. Para respirar, no necesita sacar más que la punta de su trompa, lo que le permite mantenerse oculta ante sus depredadores.

Normalmente la danta es más activa en horas de la mañana y en la tarde, en el crepúsculo, pero suele volverse completamente nocturna en sitios donde se siente amenazada por la cacería.

Este animal, aunque muy poco conocido por la mayor parte de la población colombiana, amerita ser una de las especies emblemáticas de Colombia y de la región andina. Junto con el oso de anteojos, es el mamífero silvestre más grande que se encuentra en nuestras montañas. El incremento cada vez mayor de la población humana, que siempre conlleva la destrucción de los hábitats silvestres, obliga a las dantas a retirarse a regiones cada vez más remotas y las aísla en pequeñas áreas, separadas de sus congéneres que viven en otras montañas, impidiendo que vuelvan a tener contacto entre sí. Adicionalmente, las dantas, por su tamaño, son sometidas a una intensa cacería para aprovechar su carne.

Todo esto coloca a la especie en un grave riesgo de extinción. Se estima que la población global de dantas de páramo, que sólo sobreviven en 3 países, no pasa de unos 2500 ejemplares. Si las amenazas que se ciernen sobre la especie no son corregidas, la danta de páramo podría extinguirse en el curso de unas pocas décadas.

Distribución
Andes desde Colombia hasta el norte de Perú, en regiones por encima de 2000 metros sobre el nivel del mar. Es posible que en el pasado habitaran en la región andina de Venezuela, pero, si fue así, ya se encuentran completamente extinguidas en ese país.

Sitios donde se ve
Parque Nacional Los Nevados, Parque Regional Ucumari.

Datos para la observación
Como tantos otros animales de la fauna colombiana, la danta de páramo es un animal escaso y huidizo, que ahora, por causa de las acciones de los seres humanos, sólo se encuentra en partes muy remotas de nuestras montañas. Resulta difícil imaginar cómo se puede enseñar sobre la vital importancia de conservar esta especie a personas que nunca la han visto y que probablemente nunca la verán, salvo en fotografías y dibujos.

La danta de páramo realmente le hace honor a su nombre de “Pinchaque”, que, en lengua indígena del sur de Colombia, hace alusión a un espectro o fantasma, a un animal fabuloso, enorme y lanudo, que deambula por las montañas. Ahora sólo podemos transmitir esta leyenda y quizás observar los rastros y los túneles que este animal deja abiertos entre la densa vegetación. Aunque no la veamos, la danta sigue ahí, vagando por las lejanas montañas andinas.

 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América