InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Palmas de cera Imprimir E-Mail
Las palmas de cera no sólo son las más altas del mundo. También son las que crecen a mayores elevaciones en las montañas. Hay loros que sólo anidan en ellas. Conoce aquí un poco más sobre estas espectaculares palmas andinas.

Palmas entre las nubes
Image

La palma de cera del Quindío es famosa por ser la palma más alta del mundo. Algunos ejemplares excepcionales alcanzan entre 50 y 60 metros de altura. ¡Esto es casi tan alto como un edificio de 20 pisos! Debido a su espectacularidad, esta palma ha sido escogida como el Árbol Nacional de Colombia. Sin embargo, ésta no es la única especie del grupo. Actualmente se reconocen 11 especies de palmas de cera (Ceroxylon), todas ellas habitantes de bosques húmedos de los Andes. Las palmas de cera crecen a elevaciones mayores que cualquier otra palma en el mundo. ¡Llegan hasta los fríos bosques nublados a 3200 m de altura sobre el nivel del mar! Sólo algunas pequeñas palmas Geonoma, también andinas, llegan a desarrollarse a elevaciones similares.

Cera y ramos
Estas palmas deben su nombre a la delgada capa de cera que cubre sus troncos, la cual suele conferirles un tono blanco muy atractivo. Esta cera se ha empleado en diversos usos, como la elaboración de cirios, barnices, aislantes y betunes. A las palmas de cera también se las denomina "palmas de ramo", pues sus hojas jóvenes son empleadas para tejer los ramos de Semana Santa. Actualmente se realizan fuertes campañas para que se abandone la costumbre de usar estas hojas, pues cuando se cortan los cogollos, las palmas no pueden seguir creciendo y terminan muriendo. Además, para recoger hojas, se tumban muchas palmas de edad avanzada.

Loros y osos en las palmas
Las palmas de cera son muy importantes para los animales silvestres, pues les ofrecen abundante alimento y refugio. La especie más famosa asociada a estas palmas es el loro orejiamarillo (Ognorhynchus icterotis), que se alimenta con frutos de palma de cera y anida en agujeros en los troncos de palmas viejas. Originalmente, estos loros eran comunes en las cordilleras de Colombia y Ecuador, pero la cacería y la destrucción de las palmas los tiene al borde de la desaparición. Por años se llegó a pensar que se habían extinguido. Afortunadamente, en años recientes se han descubierto poblaciones sobrevivientes en los departamentos de Tolima y Antioquia, lo que hace renacer una esperanza de supervivencia tanto para el loro como para las palmas en las que habita. Otro animal que aprovecha las palmas es el oso de anteojos. Estos osos vegetarianos trepan sobre los ejemplares jóvenes y se comen los cogollos tiernos.

La palma amazónica
Image

Aunque todas las palmas de cera crecen en las montañas, hay una especie que se acerca mucho a las tierras bajas. Ésta es la Ceroxylon amazonicum, que se desarrolla en las laderas orientales de los Andes de Ecuador. Esta palma fue descrita en el año de 1995 y hasta el momento es la especie que se ha encontrado creciendo a menor elevación sobre el nivel del mar (820 m.s.n.m.). En las selvas de estos lugares, comparte su hábitat con especies de palmas propias de la región amazónica.

Oculta por siglos
No es necesario ir a regiones selváticas remotas e inexploradas para encontrar nuevas especies de plantas. Uno de los descubrimientos más espectaculares en años recientes ha sido el de una palma de cara, hallada en 1995 en Sasaima, ¡muy cerca de Bogotá! Aquí pasó desapercibida durante siglos para los botánicos, que tal vez la confundieron con otra especie de palma de cera. La Ceroxylon sasaimae constituye uno de los pocos elementos del bosque original de la región que aún permanece en pie, creciendo en algunas fincas. La especie está en grave peligro de extinción, pues tiene una población sumamente reducida, estimada en unos pocos cientos de palmas adultas.
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América