InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Pato piquidorado - Anas georgica Imprimir E-Mail
Patos en los Andes
Image
Fotografía - N. Athanas

Los elevados Andes son conocidos por su riqueza en lagos, pantanos y otros tipos de humedales. La gran extensión de estos hábitats, en particular en el altiplano de Perú y Bolivia, ha favorecido la existencia de los patos y de muchas otras aves acuáticas. El pato piquidorado es una de estas especies de distribución centrada en los Andes, donde su presencia se extiende desde el sur de Colombia hasta Tierra del Fuego. En el pasado, este pato también se encontraba en los humedales del altiplano cundiboyacense, donde ya despareció por completo, víctima de la cacería y la desecación de los pantanos. Como su nombre lo indica, uno de los rasgos más distintivos de esta especie es su pico, el cual es de un brillante color amarillo, que destaca mucho contra las sobrias tonalidades del plumaje del ave. Este color es una buena marca de campo para distinguir al pato piquidorado de otros patos con los que comparte su hábitat, los cuales tienen picos oscuros o azules. Sin embargo, en los Andes desde Perú hacia el sur, otra especie de pato es muy parecida y también tiene un pico amarillo: se trata de Anas flavirostris, el cual se distingue por ser más pequeño y compacto, con el cuello y la cola más cortos.

Vida de pato
El pato piquidorado no es muy gregario y, a diferencia de otras especies parecidas, no suele vérselo en grandes bandadas. Por lo general está solitario, en parejas o como máximo en pequeños grupos. Pasa su tiempo flotando en el agua o caminando por las orillas, buscando las plantas, semillas y pequeños animales con los cuales se alimenta. Cuando se asusta, busca refugio en aguas abiertas. Su nido lo construye en tierra firme cerca del agua, hecho de hierbas y forrado de plumón. En él, la hembra pone entre 4 y 10 huevos, a veces incluso más.

El pato extinto
En el altiplano cundiboyacense y en el valle del río Cauca habitó una subespecie (raza geográfica) especial del pato piquidorado, clasificada como Anas georgica niceforoi. Esta subespecie se caracterizaba por tener un plumaje más oscuro que el de los patos piquidorados propios de regiones situadas más al sur, con más manchas en la cabeza y el cuello y con la coronilla de color café oscuro; su cola, asimismo, era más corta que la de las otras subespecies. Durante mucho tiempo, los patos piquidorados fueron comunes en la Sabana de Bogotá, donde vivieron en compañía de otras especies de patos residentes y migratorios y de muchas otras aves acuáticas como garzas, tinguas, andarríos, etc. Sin embargo, la cacería y la desecación de los pantanos fueron eliminando poco a poco sus poblaciones. Ya a comienzos del siglo XX era escaso y para 1956 se había extinguido, desapareciendo por completo de la faz de la tierra. A pesar de su extinción, pensamos que vale la pena incluir al pato piquidorado de la Sabana de Bogotá junto a todas las demás aves que todavía siguen viviendo cerca de nosotros. De esta manera no olvidaremos su existencia y, quizás, algo podamos aprender con la historia de su desaparición. Esperamos que esta historia no se repita con las demás especies de aves endémicas cuya existencia aún continúa, aunque precariamente, en los humedales del altiplano.
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América