InicioFotosContáctenosLoginEnglish
SOBRE OpEPAEDUCACIÓNCURSOSPARTICIPANIÑOSCOLOMBIA NATURAL
Colibrí verdemar - Colibri thalassinus Imprimir E-Mail
Colibríes incansables
Image
Fotografía - N. Athanas

Este colibrí es propio de regiones húmedas en las montañas, donde frecuenta los claros y las orillas de los bosques, así como los potreros con abundantes árboles. Casi siempre se escucha al colibrí verdemar antes de verlo. Y, aunque esté cantando, resulta bien difícil descubrirlo en su percha elevada en lo alto de un árbol. Su canto consiste en una interminable serie compuesta por frases de dos o tres notas (chi-chip o chi-ri-chi), emitidas en rápida sucesión y repetidas una y otra vez durante gran parte del día. Uno se asombra de la energía y tenacidad de los colibríes, que tienen la capacidad de repetir este sonido en forma monótona e imparable.

El pariente grande
El colibrí verdemar parece una versión pequeña del colibrí chillón (Colibri coruscans), que es uno de los colibríes más frecuentes en las regiones de clima frío de Colombia. El colibrí chillón se distingue por tener una mancha azul violeta en el pecho y abdomen, la cual está ausente en el colibrí verdemar. Además, la barbilla del colibrí verdemar es verde, mientras que la del colibrí chillón es azul violeta. En general, el colibrí verdemar frecuenta zonas más bajas en las montañas, mientras que el colibrí chillón es más común a elevaciones mayores. En los alrededores de Bogotá, el colibrí verdemar se mantiene sobre todo en las vertientes exteriores a la Sabana de Bogotá, las cuales son húmedas y frecuentemente nubladas. En cambio, es muy escaso al interior de la Sabana, donde sólo se le registra con regularidad en los Cerros Orientales.

Flores diversas
El colibrí verdemar visita muchas flores distintas. Pueden ser flores de árboles, a más de 15 m de altura. O flores de arbustos y hierbas, casi a nivel del suelo. Las flores libadas pueden ser tubulares, como las de las salvias (Salvia) y los quiebraplatos (Bomarea), o bien flores de corola corta, más bien diseñadas para ser visitadas por insectos. El color tampoco importa: pueden ser flores rojas, moradas, rosadas, anaranjadas, amarillas e incluso flores blancas. Claramente, este colibrí no es un especialista en lo que a su alimentación se refiere.
 

Image

Image

Image

Image

Image

Image

Image 

 
 
© 2017 OpEPA · Calle 70 A # 13-18 · Teléfono +57 (1) 235 7577 · Bogotá D.C. · Colombia · Sur América